Artritis Gotosa: Qué Es, Sus Causas, Como Evitarla y Tratamiento Eficaz Para Revertirla

artritis gotosa

La artritis gotosa es un tipo de artritis. Puede causar un ataque súbito de dolor que quema, rigidez e hinchazón en una articulación, generalmente un dedo gordo del pie. Estos ataques pueden suceder una y otra vez a menos que se trate la gota. Con el tiempo, pueden dañar las articulaciones, los tendones y otros tejidos.

Aunque afecta a los hombres más que las mujeres, parece que hay una creciente incidencia de la enfermedad en las mujeres post-menopáusicas. La incidencia global parece estar aumentando como consecuencia de la epidemia de la obesidad, la hipertensión, la diabetes y lípidos elevados, todos los cuales están asociados con la artritis gotosa.

Quieres detener el dolor, inflamación y malestar que te causa la artritis gotosa o artritis reumatoide? Descubre el método natural que te ayudará a devolverle la salud y movilidad a tus articulaciones!

Haz Click Aqui!

La gota es causada por el exceso de ácido úrico en la sangre. La mayor parte del tiempo, el exceso de ácido úrico no es dañino. Muchas personas con altos niveles en la sangre nunca padecen de artritis gotosa. Pero cuando los niveles de ácido úrico en la sangre son demasiado altos, el ácido úrico se puede formar en cristales duros en las articulaciones.

La gota, en el 90% de los casos, es causada por la incapacidad de los riñones para deshacerse del urato. En el otro 10%, hay una sobreproducción de urato.

Los animales, a diferencia de los humanos, no padecen de artritis gotosa porque tienen una enzima llamada uricasa que destruye el urato y permite al animal excretarlo. Los seres humanos, por otra parte, carecen de esta enzima y por lo tanto no son capaces de excretar el urato (ácido úrico) adecuadamente.

Tus probabilidades de contraer artritis gotosa son mayores si tienes sobrepeso, bebes demasiado alcohol, o comes demasiada carne y pescado que son ricos en sustancias químicas llamadas purinas. Algunos medicamentos, como las píldoras de agua (diuréticos), también pueden provocar la gota.

El signo más común de la artritis gotosa es un ataque nocturno de hinchazón, sensibilidad, enrojecimiento y dolor agudo en tu dedo gordo del pie. También puedes tener ataques de gota en el pie, el tobillo o rodillas u otras articulaciones. Los ataques pueden durar unos pocos días o varias semanas antes de que el dolor desaparezca. Otro ataque no puede ocurrir durante meses o años.

La gota se produce normalmente en tres etapas. La primera etapa es lo que se llama “la hiperuricemia asintomática.” La hiperuricemia asintomática se caracteriza por los niveles de ácido úrico en la sangre que se elevan sin ataques de artritis gotosa. Entre mayor sea el nivel de ácido úrico en la sangre, mayor será la probabilidad de un eventual ataque.

La segunda fase o etapa se denomina “la gota aguda intermitente“. Durante esta etapa, los pacientes tienen ataques de gota, pero después del ataque, están relativamente libres de síntomas. El peligro aquí es que la inflamación crónica persiste a pesar de la ausencia de síntomas.

La tercera etapa es la llamada “gota tofácea crónica”. En esta fase, los pacientes tienen dolor crónico debido a los repetidos ataques de gota con una carga creciente de acumulación de urato en las articulaciones, los riñones y otros sistemas de órganos. Los pacientes desarrollan “tofos”, que son depósitos de células inflamatorias, cristales de urato y fibrina. La destrucción gradual de las articulaciones se produce con el desarrollo de la deformidad paralizante.

El tratamiento de la artritis gotosa consiste en un doble enfoque de alivio del ataque agudo acompañado de intentos de reducir la carga de ácido urico.

Los ataques agudos pueden ser tratados con colchicina, fármacos anti-inflamatorios no esteroideos y esteroides. Este último se puede dar por vía oral o directamente en la articulación afectada.

Los medicamentos que reducen el ácido urico necesitan ser utilizados para el tratamiento crónico de la artritis gotosa. Estos fármacos, cuando se inician, deben ir acompañados por la profilaxis de gota en forma de dosis diarias de cualquier colchicina o medicamentos antiinflamatorios no esteroides, durante al menos seis meses. La razón es la siguiente: dado que el urato cambia como resultado del efecto de los medicamentos para bajar el ácido úrico, hay una predisposición a ataques agudos.

Asesorarse en cuanto a estilo de vida y la dieta, además de reducir la cantidad de alcohol que se toma, también juega un papel en el enfoque global de la artritis gotosa.

Quieres saber como poner fin a la artritis gotosa o artritis reumatoide de forma natural y efectiva?

No sufras más los terribles sintomas! Detén la deformación de tus articulaciones y vuelve a sentir alivio y bienestar!

No recurras a medicamentos costosos o tratamientos peligrosos y dolorosos, conoce el método natural y 100% eficaz para recuperar la movilidad de tus articulaciones!

Da Click Aqui! <<

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *